fbpx
968 31 07 39 j_capracci@hotmail.com
La llegada de una nueva mascota a casa supone una gran responsabilidad. Antes de que se incorpore  a la familia, debemos asegurarnos de que disponemos de todo lo que necesita, y de adecuar una zona de casa para su comida y agua, un lugar para dormir y otro donde pueda hacer sus necesidades mientras no pueda salir a la calle. En el caso de los gatitos, un cajón de arena que utilizarán toda su vida, y debemos limpiar a diario.

SALUD

La correcta atención sanitaria debería comenzar nada más llegar el cachorro a casa y continuarla durante toda la vida del animal. Al igual que la dieta y el ejercicio, el cuidado del cachorro implicará controles y visitas periódicas al veterinario.

Por ello en nuestra clínica disponemos de planes de prevención adaptados a las necesidades sanitarias de gatitos y perritos. No dude en consultarnos.

La desparasitación interna es muy importante, no sólo porque hay algunos parásitos contagiosos para el ser humano, sino también porque disminuye el estado inmunitario de nuestra mascota, aumentado su vulnerabilidad frente a otras infecciones. Por ello los cachorros y gatitos deben estar correctamente desparasitados antes de empezar la vacunación.

Se realizará cada mes durante los primeros 6 meses de edad. Después cada tres meses, de por vida.

También tenemos que combatir los parásitos externos, como pulgas, garrapatas y mosquitos.

Los perritos se comienzan a vacunar a los 45 días de edad.

Los gatitos se comienzan a vacunar a los 2’5 meses de edad.

Hasta que no lleven todas sus vacunas no se recomienda que salgan a la calle por riesgo de que contraigan alguna enfermedad.

La esterilización temprana de nuestros animales proporciona beneficios a largo plazo para su salud y su comportamiento. Es una decisión importante que debemos tomar si no los queremos destinar a cría en el futuro.

HIGIENE

Hay que acostumbrar a nuestras mascotas al cepillado desde que son pequeños, sobre todo en gatos y perros de pelo largo.

Se aconseja no bañar al perro con demasiada frecuencia, demasiados baños puede perjudicar su piel. Para evitar que el cachorro caiga enfermo, es mejor dejarlo en manos de profesionales que usen productos específicos.

El cuidado de ojos y oídos debe formar parte de la higiene habitual del cachorro.

Si acostumbramos a nuestros cachorros al cepillado dental, ganarán en salud el día de mañana.

Si quieres que tu mascota esté guapa > pide cita en nuestra peluquería

NUTRICIÓN

Los requerimientos nutricionales del cachorro son muy distintos de los del adulto, no sólo necesitan energía, sino que están en pleno crecimiento y de su desarrollo ahora dependerá su salud de mañana, por ello la alimentación debe ser específica y equilibrada.

Dependiendo de la edad del cachorro, podemos encontrar desde leche maternizada, a pienso de iniciación y pienso de etapa juvenil. Deben disponer siempre de agua fresca.

No es bueno que introduzcamos diversos alimentos de nuestra dieta en su alimentación: un mismo alimento, en su plato y su lugar y con una pauta horaria aseguran un equilibrio psicoemocional y de salud. Además, dándoles lo que nos sobra de nuestra comida les proporcionamos demasiada grasa y los predisponemos a que padezcan obesidad, problemas cardiovasculares y diabetes.

EDUCACIÓN

Las bases del comportamiento se establecen durante el periodo de aprendizaje del cachorro. Los comportamientos que adquieran en esta etapa son los que se repetirán en la edad adulta. Por ello es importante poner normas y rutinas desde que son pequeños.

La mejor forma de que aprendan es el refuerzo positivo, premiarlos ante un comportamiento deseado. La mejor recompensa es nuestra aprobación, mediante caricias y tono de voz amistoso, auque también podemos usar premios comestibles.

Hay que empezar con órdenes sencillas, como “siéntate”, con un tono de voz suave, nunca hay que gritarles. La repetición es importante cuando se entrenan cachorros. Y recuerda que debes tener paciencia.

Hay que ignorarlos si presentan conductas no deseadas como ladridos, mordiscos, saltos o arañazos. Se debe usar un firme ‘No’ cuando debas corregirle.

Hay que proporcionarles juguetes para morder, vigilando que sean grandes para evitar problemas de  asfixia.